Como solucionar los problemas de eliminación en el cachorro.

La limpieza es una condición básica de salud en todo ser vivo.

Para estar saludable, todo ser vivo requiere limpiarse interna y externamente. Cuando los intestinos funcionan correctamente, se vacían tantas veces como ingerimos alimento, esto es; una, dos o varias veces al día. Pues bien, lo mismo sucede con nuestro perro, de manera que no podemos evitar que “vaya al baño”, lo que debemos hacer es enseñarle en qué lugar y en qué horario queremos que lo haga.

Lo primero que debemos hacer es determinar si nuestro perro es capaz de controlar sus esfínteres.

Un cachorro es capaz de controlar sus esfínteres hasta los 3 ó 4 meses de edad, por lo tanto y al igual que un niño pequeño los “accidentes” en casa son normales y comunes. Hay que armarnos de paciencia y disciplina para ayudar a nuestro cachorro a adquirir los hábitos de limpieza que requerimos para que conviva en armonía con nosotros.

Es importante señalar que lo ideal en este tipo de aprendizaje es la implementación de rutinas y la repetición, NUNCA EL CASTIGO. El rubro de disciplina aplica para nosotros, para preveer y anticiparnos a las necesidades del cachorro.

Recordemos que el cachorro no conoce las reglas y horarios de la casa y es nuestra responsabilidad enseñárselas.

Si tu cachorro se encuentra entre los 4 y los 5 meses de edad te recomendamos:

 

  1. Establece horarios fijos de paseos al exterior. Procura que sean por lo menos al despertar, después de comer y antes de dormir.
  2. Establece horarios de comida.  Recuerda que tantas veces ingiera alimentos, tantas veces necesitará ir al baño.Procura que los horarios que establezcas sean fáciles de mantener cualquier día de la semana, y comprométete con tu perro. Mientras más disciplinado seas al seguir los horarios, más rápido verás resultados.
  3. Observa las rutinas de evacuación de tu perro. Puede ser que empiece a olisquear o a dar vueltas antes de evacuar, si ves que las realiza, llama su atención sin gritar para interrumpir la conducta y llévalo de paseo en ese momento.
  4. No lo dejes libre por toda la casa. Por naturaleza los perros buscan mantener limpio el lugar donde comen y duermen, de manera que si en un principio restringes el lugar de estancia del cachorro, es mas fácil que él pueda controlar sus esfínteres y así, si tiene accidentes, no estarán por todas partes.
  5. Procura que el lugar donde esté tu perro siempre esté limpio. No dejes sus excretas y orines a que se sequen. Acostúmbralo a estar en un lugar limpio todo el tiempo.

Si cumplidos los 8 meses y después de un manejo disciplinado de horarios y rutinas continua teniendo accidentes, hay que consultar con tu veterinario, ya que puede tratarse de algún problema clínico.