Regalar una mascota puede no ser una buena idea.

Ya se acerca la temporada navideña; esa bonita época de tráfico, aglomeraciones, tiendas abarrotadas, intercambios de regalos y compromisos familiares.

Pues es justo en esta temporada de generosidad y buenos deseos que a muchas personas se les ocurre la GRAN idea de regalar una mascota.

Los argumentos, sobre todo cuando se trata de niños son siempre los mismos:

“Es que le fascinan los animalitos”, “lleva años pidiendo uno”,“necesita aprender a hacerse responsable”, “tener una mascota es muy educativo”, “para que aprenda a compartir”, “es que se aburre mucho”.

Debes saber que a mediados de la primavera y principios de verano se incrementa notablemente el número de perros en situación de calle y anuncios de perros que buscan casa. ¿Casualidad?…no lo creo.

Si eres una de estas personas que está considerando regalar una mascota o conoces a alguien que piense hacerlo, y sobre todo si el destinatario del reglo es un niño… en lugar de , ¡POR FAVOR!, te pido consideres lo siguiente:

 

  • Si eres el adulto a cargo, van a incrementar tus responsabilidades.

Seamos honestos, un niño por más que quiera no puede, ni debe, ser responsable de otro ser vivo.  Puedes pedirle que ayude con ciertas tareas en función de sus capacidades, pero un niño por su propia naturaleza no puede tener el peso de la vida y bienestar de otro ser sobre sus hombros.

En el caso de un perro hay que socializarlo, sacarlo a pasear y limpiar el  espacio donde se encuentre.

En el caso de gatos, hamsters, peces, tortugas y conejos también implica una tarea diaria de limpieza y cuidados.

La persona que va a recibir el “regalito”: ¿Tiene la capacidad de cumplir estas funciones diariamente? ¿La persona a cargo del niño esta dispuesta a asumir estas funciones?

  

  • Van a tener que educar, limpiar y alimentar a la mascota, además de proveerla de cuidados médicos y vacunas.

Esto implica un peso económico que generalmente la gente no considera. Por lo general nos preocupa cuánto vamos a pagar por el animalito, pero no consideramos los objetos que pueden romperse o dañarse en el proceso que toma habituar al animalito a vivir dentro de casa;  tampoco los gastos en accesorios (llámense camitas, collares, platos para comida, etc.).

El gasto recurrente en alimento y consultas veterinarias no es cosa menor. ¿Quién va a cuidar de la mascota si salen de viaje?
La expectativa de vida de un perro o gato (que suelen ser los felices afortunados de estas decisiones) es de entre 10 y hasta 20 años dependiendo de la especie, tamaño y genética. ¿Quieren y pueden asumir ese compromiso?

 

  • En cuanto al tema salud.

¿Sabes si la persona a la que le piensas regala una mascota  o cualquiera que viva con ella es alérgica?¿Tienes claro el riesgo que puede implicar tener en casa a la mascota que piensas regalar?

Hay que pensar no solo en alergias, también transmisión de enfermedades, mordidas o  infestaciones de pulgas y/o garrapatas. ¿Estás dispuesto a asumir ese riesgo?

Mi recomendación es que si la respuesta a cualquiera de las preguntas es NO, por lo menos HOY no es un buen momento para regalar una mascota.

Y si decides comprar o adoptar una mascota, trata de informarte con un profesional ( y no con quien las vende) todo lo que puede implicar tenerla; cuidados especiales y recomendaciones para que esta experiencia sea maravillosa y no acabe convirtiéndose en una pesadilla en que termines odiándola, regalándola o abandonándola.