Regalar una mascota puede no ser una buena idea.

Ya se acerca la temporada navideña; esa bonita época de tráfico, aglomeraciones, tiendas abarrotadas, intercambios de regalos y compromisos familiares.

Pues es justo en esta temporada de generosidad y buenos deseos que a muchas personas se les ocurre la GRAN idea de regalar una mascota.

Los argumentos, sobre todo cuando se trata de niños son siempre los mismos:

“Es que le fascinan los animalitos”, “lleva años pidiendo uno”,“necesita aprender a hacerse responsable”, “tener una mascota es muy educativo”, “para que aprenda a compartir”, “es que se aburre mucho”.

Debes saber que a mediados de la primavera y principios de verano se incrementa notablemente el número de perros en situación de calle y anuncios de perros que buscan casa. ¿Casualidad?…no lo creo.

Si eres una de estas personas que está considerando regalar una mascota o conoces a alguien que piense hacerlo, y sobre todo si el destinatario del reglo es un niño… en lugar de , ¡POR FAVOR!, te pido consideres lo siguiente:

 

  • Si eres el adulto a cargo, van a incrementar tus responsabilidades.

Seamos honestos, un niño por más que quiera no puede, ni debe, ser responsable de otro ser vivo.  Puedes pedirle que ayude con ciertas tareas en función de sus capacidades, pero un niño por su propia naturaleza no puede tener el peso de la vida y bienestar de otro ser sobre sus hombros.

En el caso de un perro hay que socializarlo, sacarlo a pasear y limpiar el  espacio donde se encuentre.

En el caso de gatos, hamsters, peces, tortugas y conejos también implica una tarea diaria de limpieza y cuidados.

La persona que va a recibir el “regalito”: ¿Tiene la capacidad de cumplir estas funciones diariamente? ¿La persona a cargo del niño esta dispuesta a asumir estas funciones?

  

  • Van a tener que educar, limpiar y alimentar a la mascota, además de proveerla de cuidados médicos y vacunas.

Esto implica un peso económico que generalmente la gente no considera. Por lo general nos preocupa cuánto vamos a pagar por el animalito, pero no consideramos los objetos que pueden romperse o dañarse en el proceso que toma habituar al animalito a vivir dentro de casa;  tampoco los gastos en accesorios (llámense camitas, collares, platos para comida, etc.).

El gasto recurrente en alimento y consultas veterinarias no es cosa menor. ¿Quién va a cuidar de la mascota si salen de viaje?
La expectativa de vida de un perro o gato (que suelen ser los felices afortunados de estas decisiones) es de entre 10 y hasta 20 años dependiendo de la especie, tamaño y genética. ¿Quieren y pueden asumir ese compromiso?

 

  • En cuanto al tema salud.

¿Sabes si la persona a la que le piensas regala una mascota  o cualquiera que viva con ella es alérgica?¿Tienes claro el riesgo que puede implicar tener en casa a la mascota que piensas regalar?

Hay que pensar no solo en alergias, también transmisión de enfermedades, mordidas o  infestaciones de pulgas y/o garrapatas. ¿Estás dispuesto a asumir ese riesgo?

Mi recomendación es que si la respuesta a cualquiera de las preguntas es NO, por lo menos HOY no es un buen momento para regalar una mascota.

Y si decides comprar o adoptar una mascota, trata de informarte con un profesional ( y no con quien las vende) todo lo que puede implicar tenerla; cuidados especiales y recomendaciones para que esta experiencia sea maravillosa y no acabe convirtiéndose en una pesadilla en que termines odiándola, regalándola o abandonándola.

Sobre los perros y sus mordidas.

 

Hay que tener en presente que cualquier perro, de cualquier raza, grande o pequeño, macho o hembra, puede llegar a morder. Y aunque es evidente que un Rottweiler puede provocar una herida mucho más severa que la de un Chihuahua, hay que tener en cuenta que incluso la mordida de un Chihuahua puede llegar a ser muy grave por la cantidad de bacterias que nos transmite.

 

Algunas de las causas mas comunes por las que muerden los perros son:

 

  1. Protección de recursos. El plato de comida, un juguete, su territorio, o una persona.

Es por esta razón que es muy importante enseñar a los niños a no molestar a los perros mientras comen, y a los perros desde pequeños a no ser posesivos con el alimento.

Puedes lograrlo invitando a los niños a ofrecer premios al perro y si dejas que ellos sean quienes lo alimenten, mucho mejor.

 

  1. Miedo. Que se presenta con frecuencia hacia los extraños o a situaciones desconocidas.

Es recomendable no acercarse al perro ajeno como si ya lo conociéramos y enseñar a nuestros niños a hacer lo mismo. Preguntar al dueño del perro si podemos acercarnos y la mejor manera de hacerlo es sin movimientos bruscos.

En casa, si ves que tu perro se asusta y busca refugio en un lugar reducido como abajo de una mesa o una cama, espera a que se relaje y salga solo de ese lugar. No lo fuerces a salir.

 

  1. Dolor. Si al tocar alguna zona del cuerpo de tu perro obsevas que tiene molestia, no esperes a que se agrave y consulta con tu veterinario.

 

  1. El instinto de presa. Cuando un perro te sigue, lo mejor que puedes hacer es no moverte, no hacer contacto visual con el perro, y procurar una postura corporal relajada, nunca retadora. Ellos son mas rápidos corriendo, así que correr no es buena idea. Espera a que pierda interés y se aleje, y trata de retirarte lentamente sin dar la espalda.

 

  1. Agresión desplazada o re dirigida. Es un tipo de agresión relativamente común en perros que viven detrás de una cerca o en perros que viven atados. Ocurre cuando el perro intenta atacar algo o a alguien furiosamente, pero alguna barrera física se lo impide. Entonces, la frustración hace que el perro re dirija su ataque hacia otros perros o personas.

 

 

Por regla general los perros avisan antes de morder, algunos de estos avisos son:

 

  • Cola hacia arriba, tensa y moviéndose rápidamente de un lado a otro.
  • Orejas hacia atrás.
  • Pelo erizado en el lomo.
  • Gruñido.

Las mejores formas de prevenir que tu perro muerda:

  • La esterilización o castración porque ayuda a evitar comportamientos de posesión, dominio y territorialidad.
  • Socialización y paseos, ayudan a que tu perro se sienta seguro en diferentes entornos y con diferentes personas.
  • Evita juegos agresivos y golpes.

Una última recomendación, mantén siempre al día las vacunas de tu perro para que en caso de una mordida las consecuencias no sean tan graves.

¿Qué nombre le pongo a mi perro?

 

¿Y cómo se llama?… Burundanga

 

Es real. El nombre del perro de mi mejor amigo se llama Burundanga. En realidad es una ella, una teckel o salchicha y el nombre es mucho más largo que ella.

 

Claramente el nombre que le ponemos a nuestro perro es una elección personal, y cada quién sus gustos. A diferencia del nombre que le ponemos a nuestros hijos, al perro no le acarreará ningún tipo de trauma, ni le molestará que tan ridículo suene. Así que sí!… Podemos ponernos creativos.

 

No obstante, aquí algunas recomendaciones que vale la pena tener en cuenta a la hora de escoger el nombre para nuestro perro, porque al final de cuentas lo importante del nombre es que entienda que así se llama y que atienda cuando nos dirigimos a él.

 

  1. Trata de que el nombre sea corto.

Obviamente Burundanga ¡es larguísimo! Y al día de hoy ella se llama Búru.

El objetivo del nombre del perro es qué podamos comunicarnos con él y que cuando lo oiga nos preste atención. Así que ese sonido (el nombre) mientras más corto sea, mejor.

Lo ideal es que sea de una o dos sílabas para que sea mas fácil de recordar.

 

  1. Que sea fácil de pronunciar.

Por qué si no eres la única persona que va a interactuar con tu perro y los demás no tienen una buena pronunciación del nombre, tu perro no sabrá que se refieren a él y esto puede causarle confusión.

 

  1. No lo cambies.

Una vez que haya decidido el nombre de tu perro procura no cambiarlo ni usar diminutivos. Es importante que tu perro sepa que te refieres a él cuando lo nombras y mientras menos le compliques esta tarea es mejor.

 

  1. Trata de que el perro relacione su nombre con situaciones positivas.

 

  1. Llama a tu perro por su nombre cuando lo vayas a alimentar o a llevar a pasear y evita usar su nombre y enseguida la palabra “NO” o castigo.

 

De esta manera tu perro aprenderá pronto como se llama.

Por qué no debo castigar a mi perro si tiene “accidentes” en casa.

La naturaleza hace su llamado en todo ser vivo, así que es vital que todos eliminemos los deshechos de nuestro cuerpo.

Castigar a nuestro perro por eliminar sus deshechos es (para él perro) como castigarlo por respirar. No puede evitar ir al baño. ¡Si quiere vivir tiene que hacerlo!

 

 

 

 

Así que lo que logramos al castigarlo es que no orine en nuestra presencia, que cuando lo llevemos a pasear para que “vaya al baño” nuestro perro se aguante…¡Ah! Pero llegando a casa apenas lo pierdes de vista…¡SORPRESA!!! ¡¡¡La naturaleza llama!!! O encuentras “tesoros” escondidos debajo de la mesita de la sala, o descubres un olor sospechoso o manchas detrás de las macetas.

Tenemos que entender que las conductas de eliminación son conductas que se premian solas. No importa de quién estemos hablando, no hay placer mas grande que poder ir al baño cuando se tienen ganas.

También debemos estar consientes de que el perro ( en principio) no entiende nuestras palabras, así que al gritarle que es un perro sucio, embarrarle el hocico en la orina o el excremento, pegarle con el periódico, etc. para él, no hace ningún sentido. Él no puede asociar la relación de sus deshechos con nuestro enojo.

Si tu perro tiene accidentes en casa puede deberse a:

 

  1. Es un cachorro incapaz de controlar sus esfínteres (menor de 5 meses).
  • Sugerencia. Ten paciencia, sigue las recomendaciones de nuestro post “Cómo solucionar los problemas de eliminación en el cachorro”.
  • ¿Por qué no castigarlo? Por qué le es físicamente imposible actuar de otra manera, su cuerpo aún no le permite contener. Castigarlo no acelerará el proceso de maduración en su cuerpo.

 

  1. No se le han establecido rutinas de salida para el control de esfínteres o han sido deficientes.
  • Sigue las recomendaciones de nuestro post “Cómo solucionar los problemas de eliminación en el cachorro”.
  • ¿Por qué no castigarlo? ¿Cómo puede saber que hizo algo mal si no le han enseñado a hacer otra cosa? Incluso cuando invitas a una persona a tu casa por primera vez y quiere usar el baño necesitas indicarle la ubicación. ¿Por qué creer que con tu perro sería diferente? Se supone que depende de ti enseñarlo. Tu lo llevaste a tu casa y tu conoces las reglas que quieres que siga.

Si eres constante y comprometido en 3 meses como máximo el problema estará resuelto.

 

  1. Es un perro de mas de 10 años con disfunción cognitiva.
  • Visita a tu veterinario.
  • ¿Por qué no castigarlo? Si se trata de un problema clínico, los castigos sólo te ayudarán a ti a desahogar tu frustración y tu enojo, pero dañaran la relación con tu perro o podrían dañarlo a él físicamente.

 

  1. Causas orgánicas como diabetes, alteraciones de las vías urinarias, neurológicas, de locomoción.
  • Visita a tu veterinario.
  • ¿Por qué no castigarlo? Otra vez, si se trata de un problema clínico, los castigos sólo te ayudarán a ti a desahogar tu frustración y tu enojo, pero dañaran la relación con tu perro o podrían dañarlo a él físicamente. 

 

  1. Excitación por sumisión o juego.
  • Evita los regaños, y el juego dentro de casa. Trata de tener un tono de voz sereno al comunicarte con tu perro. No levantes la voz, los perros tienen un oído privilegiado. Si puedes, evita mirar a tu perro fijamente a los ojos y trata de acariciarlo en el pecho y evitar la cabeza.

Seguramente tu perrito es muy nervioso y necesita que le ayudes a reforzar su seguridad.

  • ¿Por qué no castigarlo? Los castigos sólo empeorarán la situación reforzando el miedo y la sumisión.

 

  1. Ansiedad por separación.
  • ¡No lo saludes al llegar a casa y no te despidas! Evita las rutinas de llegada y salida en la puerta. Cuando le avisas que te vas a ir lo estas predisponiendo a un estado de malestar. Enséñalo a estar solo y a que está bien estar solo. Los perros dependientes y que viven pegados a sus dueños sufren mucho, por que aunque quieras, no puedes vivir pegado a tu perro ni él a ti. Practica dejándolo solo por periodos cortos y déjale juguetes y premios al alcance. Una jaula transportadora o kennel puede ser muy útil para la rehabilitación de un perro con ansiedad por separación.
  • ¿Por qué no castigarlo? Por que cuando un perro sufre ansiedad por separación esta sufriendo una angustia traumática. El animal sufre de un estado anímico que lo rebasa, de un estrés que prepara su cuerpo para la supervivencia, la lucha, la huida y en este estado ningún regaño será efectivo, por el contrario puede agravar la condición de tu perro.

 

  1. Marcaje territorial.
  • Consulta con tu veterinario, seguramente te recomendará la esterilización de tu perrito ya qué puede ser la solución mas efectiva aunque debes saber que no será inmediata.
  • ¿Por qué no castigarlo? Debemos de entender que es una forma de comunicación entre los perros y por que es parte de su naturaleza. El castigo no será efectivo.

 

 

 

Como solucionar los problemas de eliminación en el cachorro.

La limpieza es una condición básica de salud en todo ser vivo.

Para estar saludable, todo ser vivo requiere limpiarse interna y externamente. Cuando los intestinos funcionan correctamente, se vacían tantas veces como ingerimos alimento, esto es; una, dos o varias veces al día. Pues bien, lo mismo sucede con nuestro perro, de manera que no podemos evitar que “vaya al baño”, lo que debemos hacer es enseñarle en qué lugar y en qué horario queremos que lo haga.

Lo primero que debemos hacer es determinar si nuestro perro es capaz de controlar sus esfínteres.

Un cachorro es capaz de controlar sus esfínteres hasta los 3 ó 4 meses de edad, por lo tanto y al igual que un niño pequeño los “accidentes” en casa son normales y comunes. Hay que armarnos de paciencia y disciplina para ayudar a nuestro cachorro a adquirir los hábitos de limpieza que requerimos para que conviva en armonía con nosotros.

Es importante señalar que lo ideal en este tipo de aprendizaje es la implementación de rutinas y la repetición, NUNCA EL CASTIGO. El rubro de disciplina aplica para nosotros, para preveer y anticiparnos a las necesidades del cachorro.

Recordemos que el cachorro no conoce las reglas y horarios de la casa y es nuestra responsabilidad enseñárselas.

Si tu cachorro se encuentra entre los 4 y los 5 meses de edad te recomendamos:

 

  1. Establece horarios fijos de paseos al exterior. Procura que sean por lo menos al despertar, después de comer y antes de dormir.
  2. Establece horarios de comida.  Recuerda que tantas veces ingiera alimentos, tantas veces necesitará ir al baño.Procura que los horarios que establezcas sean fáciles de mantener cualquier día de la semana, y comprométete con tu perro. Mientras más disciplinado seas al seguir los horarios, más rápido verás resultados.
  3. Observa las rutinas de evacuación de tu perro. Puede ser que empiece a olisquear o a dar vueltas antes de evacuar, si ves que las realiza, llama su atención sin gritar para interrumpir la conducta y llévalo de paseo en ese momento.
  4. No lo dejes libre por toda la casa. Por naturaleza los perros buscan mantener limpio el lugar donde comen y duermen, de manera que si en un principio restringes el lugar de estancia del cachorro, es mas fácil que él pueda controlar sus esfínteres y así, si tiene accidentes, no estarán por todas partes.
  5. Procura que el lugar donde esté tu perro siempre esté limpio. No dejes sus excretas y orines a que se sequen. Acostúmbralo a estar en un lugar limpio todo el tiempo.

Si cumplidos los 8 meses y después de un manejo disciplinado de horarios y rutinas continua teniendo accidentes, hay que consultar con tu veterinario, ya que puede tratarse de algún problema clínico.